En Valparaíso perdimos a un amigo. Se nos fue Don Teo. Teobaldo, el señor moreno, pelo liso, voz ronca; manos de trabajador, fuertes, ásperas y tibias. Teobaldo el que lustraba zapatos, el que cuidaba de su hermano, el que siempre estaba atento a nuestras demandas “No suelten” nos decía, “tienen que puro pelear”, consciente que en esta vida nada es fácil.

Un fulminante cáncer al estómago, no identificado por sus médicos tratantes en el sistema público de salud, que no lo advirtieron de este fatal desenlace. Pasados los sesenta, tenía cuerda para rato. “Se fue en el sueño”, nos dijo su hermano. Nos queda su recuerdo y su “oficina” de lustrabotas a la salida del Ministerio en Sotomayor, que heredó su hermano.

Le agradeceremos por siempre sus palabras de ánimo, su buen humor, su esfuerzo. Lo recordaremos, ¡claro que sí!

Que la vida no nos pase por el lado. ¡Adiós Teobaldo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: